¿Es posible construir un puente entre personas LGBT y la Iglesia Católica?

Esta cuestión que planteo es contestada por el sacerdote jesuita James Martin, en su libro ´´Tender un puente; Cómo la Iglesia católica y la comunidad LGBT pueden entablar una relación de respeto, compasión y sensibilidad’’. He leído este libro muy propicio, en tiempos donde el diálogo es tan necesario y cada vez más escaso.

El padre Martin es consultor de la Secretaría de Comunicación del Vaticano y da conferencias en Estados Unidos sobre como acercar a las personas LGBT a la iglesia, así como aboga por los derechos de migrantes y sus familias. Este texto es una reseña al libro, en el cual Martin reconoce que existe un abismo entre la iglesia institucional católica y las personas LGBT.

A raíz del atentado homófobo ocurrido en el club nocturno LGBT ‘’Pulse’’ en Orlando en 2016, el autor fue conmovido y criticó que los obispos de la Iglesia Católica en los Estados Unidos no mencionaron a las personas LGBT en sus declaraciones sobre el hecho. A partir de este suceso el sacerdote dio una conferencia, la cual escribió y luego se convirtió en la base de su libro.

La principal tesis defendida por el autor es la urgencia de un diálogo entre la iglesia católica institucional y las personas LGBT a partir del catecismo sobre Castidad y homosexualidad del Vaticano, documento que establece que las personas LGBT ´´deben ser acogidas con respeto, compasión y sensibilidad´´ por la iglesia, pero ¿qué significa esto? y ¿que significaría que la comunidad LGBT trate a la iglesia con respeto, compasión y sensibilidad? se pregunta Martin en el libro.

Para las personas LGBT que nacemos y vivimos en países donde la iglesia católica es la que congrega la mayoría de las personas, es imposible escapar del impacto de los discursos religiosos sobre nuestras vidas. Muchas veces los discursos cargados de prejuicio sobre las personas LGBT son los que más resuenan en la prensa o las redes sociales, hiriendo así a todas las personas LGBT, incluso aquellas que se reconocen como cristianas católicas para las cuales la religión es una parte muy importante en sus vidas. Actitudes hostiles de la iglesia institucional terminan alejando a una parte de su feligresía.

Martin plantea que la iglesia institucional debe a través del respeto, compasión y la sensibilidad construir un puente con las personas LGBT, y que de forma reciproca las personas LGBT respondan este llamado a pesar de las heridas causadas por esta institución.

El padre Martin urge a la iglesia a ser un ente de unión y no contribuir al divisionismo basado en ´´nosotros´´ vs ´´ellos´´.

´´Para Jesús no hay un nosotros y ellos, solo hay un nosotros… Las personas LGBT son parte de la iglesia.. La iglesia es el pueblo de Dios´´. James Martin.

Martin cuenta que en sus experiencias como sacerdote al hablar con personas LGBT constantemente le preguntaban ´´ ¿Cómo puedo quedarme en una iglesia que me trata así? ´´, es por esto que plantea que el primer paso para construir el puente, debe darlo la iglesia a través de sus obispos, sacerdotes y otras autoridades, ya que son ellos quienes han hecho sentir a las personas LGBT no bienvenidas. Y ese puente de basarse en el respeto, la compasión y la sensibilidad.

El movimiento de Jesús tenía que ver con la inclusión. Estaba creando un sentido de “nosotros”… La biblia despues de todo es para todas las personas. James Martin.

A la vez, Martin plantea que las personas LGBT deben abrirse a un dialogo basado en el respeto con la iglesia institucional y sus representantes, solo así podremos vencer el divisionismo actual que impera en las sociedades, donde el respeto tácito ha sido superado por el desprecio, los insultos, ataques personales y la violencia.

Yo creo que es importante para la comunidad LGBT, para todas las personas realmente, tratar a las demas con respeto, incluso cuando su propia iglesia a veces se sienta como el enemigo. Eso es parte de ser cristiano o cristiana, tan duro como lo es. James Martin.

Según el sacerdote la clave está en construir un puente que pueda mejorar la comunicación y la confianza entre la iglesia y las personas LGBT. Un puente donde la iglesia institucional y las personas LGBT puedan encontrarse, acompañarse y amarse mutuamente.

Es tambien confiar en que Dios desea que nos perdonemos. Que confiemos que Dios desea reconciliacion. Que confiemos que Dios desea unidad.

Martin aborda en tres capítulos cada uno de los pilares de respeto, compasión y sensibilidad, y explica como cada parte (iglesia institucional y personas LGBT) podrían ponerlo en práctica. El libro culmina con pasajes para la reflexión y la meditación de las personas LGBT y toda persona que quiera darle la bienvenida a la iglesia a las personas LGBT.

En definitiva, James Martin abre una puerta para una reflexión sobre como la iglesia y las personas LGBT en especial las católicas, pueden acercarse y reconciliarse, a la vez nos muestra la posibilidad de un cristianismo progresista, abierto a las diferencias y respetuoso de los derechos humanos.

Les dejo este video que hice con la motivación final del padre James Martin:

A la vez, no dejen de ver estos videos, aunque solo están en inglés:

Investigador Social: LGBTI |Masculinidades | Derechos Humanos | Web: https://jimenezcristhian.com/

Investigador Social: LGBTI |Masculinidades | Derechos Humanos | Web: https://jimenezcristhian.com/